Graffiti en construcción: fugas por Sevilla

Deambular por las calles de Sevilla por el placer de salirte del trazado de la identidad social dictada por el capital. Tengo una hora y media antes de acudir a una reunión de trabajo. Voy en rumbo a algún lado que todavía no he decidido, apartándome de las tiendas y restaurantes turísticos. Dejando atrás Santa María La Blanca, me detengo en una luz roja.

photo by @redesycalles of graffiti in Sevilla

Al otro lado de la calle veo tags escritos en aerosol verde, negro y blanco sobre una malla de construcción gris: voy entrando en la “ciudad vivida” (Lefebvre 1991, 1996)–efímera, usada, habitada, en construcción permanente.  Derivando, me dejo llevar por las “solicitaciones del terreno y por los encuentros que a él corresponden” (Debord). Esperando al cambio de luz para cruzar la Avenida de Menéndez Pelayo que separa el barrio de San Bernardo del centro histórico, observo las relaciones entre los signos en la obra: los no autorizados–los tags–coexisten con los autorizados: el cartel azul y rojo de una empresa de arquitectura y gestión exhibe sus datos comerciales; a su derecha, el amarillo de la empresa de seguridad que cuelga del andamio delimita un territorio privado:  “andamio protegido | alarma electrónica antiacceso”.  Los tags son firmas:  nombres de calle que no ofrecen un servicio ni exhiben una identidad ni prohiben accesos: ponen en escena un uso no autorizado de las superficies de la ciudad  y en ese sentido una manera de habitarla en construcción, ejerciendo una autoridad sobre calles y superficies diferente, por ejemplo, de la del ayuntamiento (Iveson 2017: 97); los tags interpelan además estéticamente a las y los viandantes: nos invitan, por qué no, a desbordes, a salirnos del trazado.  En esa parte de la calle, los tags coexisten también con marcadores de territorio menos amenzantes que los de la empresa de seguridad: conos naranja delimitan una zona en averías en el paso de cebra, redirigiendo nuestro tránsito. Ya en la esquina de la obra, se ve un poco más arriba el Puente de San Bernardo (1924); a su izquierda van apareciendo otras líneas de fuga: uno de los cocodrilos de Lolofónico: bordes negros sobre la  pared blanca de un edificio racionalista (1926) en desuso, “en estado de lamentable abandono” (Murillo Romero).

“Una fuga”, nos dice Deleuze, “es una especie de delirio.  Delirar es exactamente salir del trazado”.  Salirse y desbordarse: a la vuelta de la esquina, más inscripciones en aerosol negro sobre paredes blancas.

Una línea ondulante que se asemeja a una serpiente, luego el tag de Lolo y luego una figura humana que se cubre la cabeza con las manos, corriendo con llamas en la espalda. Cerca a la figura, graffiti ghosts:  paneles contiguos: intervalos: líneas de fuga: “es propio de los demonios”, observa Deleuze, “saltar los intervalos, y de un intervalo a otro”. Miro hacia arriba y leo la placa:  zona de carga y descarga de lo que era el Mercado Puerta de la Carne.  Todavía en Demetrio de los Ríos, doblo a la izquierda en Atanasio Barrón.

Tags, bubbles, throws, íconos, humedades: formas de habitar y usar las paredes abandonadas con nombres de calle escritos sin permiso, marcando cada uno sus velocidades y mutando (con) las superficies.  “Era estático el muro, pero hervía por todas sus líneas y la superficie era cambiante, como la de los ríos en el verano, que tienen una cima así, hacia el centro del caudal, que es la zona temible, la más poderosa” (Arguedas). Quedarse un rato deambulando cerca a estas paredes, viajando en el mismo lugar. “Viaje en el mismo lugar, este es el nombre de todas las intensidades, viaje en el que ellas se desarrollan también en toda su extensión” (Deleuze).

Sevilla | 24 de febrero, 2017

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.