Graffiti hirviendo en Barceló

Aplastante, el calor viene de todos lados: del cemento, de los tags y throws sobre las vallas, de las rejas que bordean el mercado, de la sombra que cae de la biblioteca y de los colores que se salen del azul del metal.  Mañana de un final de agosto en Barceló. Sudor en la camisa. Tags y throws hirviendo en la calle casi desierta.

Sol directo, ángulos grises sobre las aceras, burbujas  en plata con borde negro, sudor de calle.  Visiones en medio del calor.  Lo que una vez fue un mercado de abastos, el ayuntamiento lo reconvirtió en un centro polivalente que se inauguró en 2014: en un mismo perímetro una biblioteca, un centro deportivo, y un mercado. Un libro, medio kilo de cebollas, veinte minutos de bicicleta, un paseo para encontrarte con graffiti. Sin sombra, al sol calcinante, apariciones inesperadas, letras que se viven de otro modo con el cambio de temperatura.

 

Madrid, 29 de agosto, 2019

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.