Circular por la calle: repeticiones

Salir del Museo de Arte Contemporáneo de Alicante a la calle.  Ir de Villavieja a Barceló, a Balseta, a Viriato y bajar por Villavieja a la izquierda.  Graffiti, tags, marcas.  Escrituras y formas que producen la vida en las calles. Espacios vividos, en este caso fuera de los marcos institucionales.  En ese tramo hay una figura que se repite:

redesycalles IMG_8720Calle Barceló, Alicante.

Vuela sin firma, dejando de lado el nombre propio Continue reading

Advertisements

Desviar con arte callejero: esquinas vivas

Desviarse por Lavapiés. El desvío, la deriva, como procedimiento situacionista, es “una técnica de paso ininterrumpido a través de ambientes diversos” (Debord). Comportamiento “lúdico-constructivo” opuesto a las nociones de viaje y de paseo. Como estrategia cultural,  la dérive se lleva a cabo “no tanto en interés de un encuentro fortuito que pueda desencadenar el inconsciente, como era el caso del deambular surrealista, como de una relación subversiva con la vida cotidiana de la ciudad capitalista” (Hal Foster et al., 2006: 394).  El tiempo libre se entiende desde ahí como “la otra cara del trabajo alienado” (394). Derivar: desviarse mirando y escuchando atentas las paredes:

redesycalles P1030505 rt

planchas, stencils, tags, Continue reading

Duración: huir con graffiti II

Graffiti, prácticas en calles y escritura con fotografía en la red: producción de líneas quebradas:  huidas y encuentros: puestas en abismo desde Lavapiés, barrio en el centro de Madrid, ciudad global.  Volver a andar bajo andamios y al lado de ellos:  fachada de Jesús y María 15 una semana más tarde: mutaciones y el paso entre esta fachada y la otra:

redesycalles a

redesycalles P1030527

Lo que pasó entre las dos fachadas:  duración.  La duración, plantea Spinoza en su Ética (1677), no es el lapso de tiempo que transcurre entre el inicio y el final de una cosa: no es un continuo.   Deleuze, en su sexta clase  sobre Spinoza, glosa que la duración Continue reading

Graffiti feminista en Lavapiés: mapas acompañando

En el medio, donde todo toma velocidad, hacer mapas: bajando la calle, a ras del suelo, un stencil feminista: en aerosol rojo, resaltando sobre el gris de la piedra, un puño en alto en el espejo de Venus: el símbolo ya universal del poder de las mujeres y del movimiento de liberación de las mujeres:

redesycalles P1020581 copy 1

redesycalles P1020583 copy 2Torrecilla del Leal, Mayo 2016

No va en solitario: Continue reading

ALTO: Moving Walls: Civic Practices on the Street

Walls that move and open up in Madrid:  moving walls: walls by Alto.  Autonomous aesthetic practices on public space:  a man swimming, bones piling up, cranes flying:  painted with aerosol on walls or at ground level.  Figures popping out from the walls, transfixed by the noise, smells, and life on the street.  ALTO’s figures proliferate in the city and create series that function as “matter ouf of place” (Mary Douglas), occupying unexpected places:  in their being “ouf of place” these figures allow a reflection on the borders that configure the social order.

redesycalles alto series

Practices on the street: series in media res that rehearse practices  to Continue reading

ALTO: muros en movimiento: prácticas de la calle

Paredes que se mueven y se abren en Madrid: muros de Alto.  Producción estética autónoma en el espacio público: un hombre nadando, huesos apilándose, grullas volando pintadas en aerosol sobre muros y  paredes o a ras del suelo. Figuras brotando de las paredes, transidas por el ruido, los olores, la vida de la calle. Figuras que proliferan por la ciudad y van creando series que funcionan como “materias fuera de lugar” (Mary Douglas) al ocupar lugares no prescritos: en ese estar “fuera de lugar” permiten una reflexión sobre los bordes que configuran el orden social.

redesycalles alto series

Prácticas desde las calles: series en media res que ensayan prácticas con las cuales Continue reading

Carteles feministas en Lavapiés: ejercicios de memoria

Formas de intervenir la ciudad, usando la calle como plataforma.  Lavapiés, de enero de 2016. Carteles de fondo blanco, con unos breves apuntes biográficos a la izquierda, una foto en blanco y negro a la derecha, y una declaración de intenciones debajo de cada foto:  en este barrio, “hacer un ejercicio de memoria”:  “dar a conocer y valorar” las luchas de “mujeres, bolleras y trans que han constribuido a destrui[r] el poder”.  Acción de rescate porque esas acciones no están inscritas en la historia oficial:

redesycalles 266

A través de los carteles pegados con engrudo sobre las paredes, un sujeto colectivo mujer busca producir un circuito de reconocimiento y valor para esas vidas no normativas dedicadas a la libertad.  Al no llevar firma, el peso de los carteles se concentra en el mensaje y en la elección de los lugares:  lugares de encuentro.  La pequeña plaza de Ministriles (2007), espacio de socialización del Continue reading

Lavapiés: slogans anarcofeministas

Calles de Lavapiés.  Fines de diciembre y el primer día de enero.  Pero podría ser cualquier otro mes.  Slogans anarcofeministas a mano alzada y en aerosol sobre las paredes del barrio del centro de Madrid, ciudad global:

redesycalles 7853 rtMujeres Libres: “Ni amas ni esclavas”.  31 Dic. 2015

redesycalles 7852 rtMujeres Libres:  “A latigazos contra el patricarcado”.  31 Dic. 2015

Si la escritura en la pared puede leerse como un regalo, ¿qué regalan las activistas de Mujeres Libres a las y los habitantes de la ciudad global en medio de la crisis social y cultural desatada por las políticas neoliberales  en el estado español? Por un lado, una práctica de memoria histórica:  su nombre mismo, Mujeres Libres, remite a la organización anarcofeminista que articuló desde Madrid una doble lucha–contra el estado y el sistema capitalista, y contra el sistema patriarcal–a fines de la década de 1930.  Asuntos pendientes.

redesycalles 288 rtMujeres Libres:  “anarcofeminismo o barbarie”.  Sin firma:  “la no violencia es patriarcal”.  1 Enero 2016.

Por otro lado, las pintadas de Mujeres Libres y otras pintadas sin firma hacen presente también la filosofía y la práctica del anarquismo, más allá de todas sus variantes: la  subversión de la autoridad sistémica de un ser sobre otro ser y la búsqueda de la emancipación de todos los seres.  Parte del atractivo del anarcofeminismo contemporáneo–en su lucha contra el fundamento patriarcal sistémico de la autoridad en el estado, la división de clases y la cultura capitalistas–es tal vez que constituye (adaptando la visión de Saul Newman sobre el anarquismo) una crítica ética a la autoridad y a la dominación en todas sus formas (en Leonard Williams, 2011: 630).  En ese sentido, puede entenderse como teoría y práctica de “responsabilidad infinita” de las y los ciudadanos como sujetos políticos de ponerle fin a la injusticia (Simon Critchley 2007 en Williams, 630).  Responsabilidad, en fin, de crear redes armónicas de convivencia y formas de organización dialogadas entre los seres vivos del planeta.  De ahí la exigencia, urgente, de dejar atrás el patriarcado heteronormativo.  Así los regalos en las paredes.

redesycalles 7848rtSin firma: “My girlfriend turned me into an anarchist”.  Arriba:  Curruncho.  A la izquierda:  “Nos dejan sin futuro”.  31 Dic. 2015

redesycalles 129 rtSin firma:  “No queremos dueñxs sino vivir liberadas”.  27 Dic. 2015

redesycalles 109 rtSin firma: Símbolo de la igualdad transgénero.  25 Dic. 2015

Economies of Life and Death: Wheatpastes in Madrid

A series of good-size wheatpastes with the outlines of animals sacrificed to factory farming circulated in a number of streets in Madrid and through Instagram and Twitter in the middle of the summer:

redesycalles IMG_6130“The egg industry hides suffering, exploitation, and death.” Av. San Luis, 15 August 2015.

These wheatpastes catch your attention due to their extreme economy of means–white background, black line, a clear slogan–and to the potent effect created by their location:  they spring up, without signature, out of the walls of busy streets in Madrid, altering the course of your walk and your thoughts.  It is not the defense of animal rights what is most thought-provoking about these pieces, with their messages spread on the outlines of different animals:  besides the hen of the picture above, cows: “Milk consumption hides suffering, exploitation, and death!”:

redesycalles IMG_5516“Milk consumption hides suffering, exploitation, and death!” Calle Fuencarral, 6 July 2015.

sheep (“killed because they’re not human”), fish (“eating animals is cruel and unnecessary”) and pork (“meat is the dead body of someone who wanted to live.”) Rather, drawing on the animal question, these pieces allow for a look over the abyss of the vulnerability of life, of the living, in neoliberal societies, and from there we can pose questions about the ways in which these societies administer the economies of life and death.  In this sense, the pieces dialogue with ideas posed by Cary Wolfe in Before the Law.  Humans and Other Animals in a Biopolitical Frame (2012).  Wolfe shows how the animal questions allows for an analysis of the ways in which neoliberal societies  “make live” and “let die.”  Wolfe calls attention to the fundamental ambivalence of Foucault’s notion of biopower:  at the same historical moment in which the scale of factory farming, and the optimization of the killing of certain animals, reaches nightmarish proportions, other animals are receiving unprecedented levels of care, through, for instance, the highly specialized and expensive pet care industry:  “the pet care industry in the U.S. grew in total expenditures from $17 billion in 1994 […] to $45.5 billion in 2009” (53).  In his review of Wolfe’s book, Gabriel Giorgi elaborates this ambivalence:  certain forms of life that include non human animals receive legal and economic protection (in the form of health and care insurances for some domestic animals), a protection that is not secured for vast numbers of others (both human and non-human), and which consequently exposes them/us to different forms of violence and death.  This is, of course, not a philosophical musing if we take into account the brutal cuts in social services, public health, decreasing aid in the care of children and the elderly.  As Giorgi points out, these political economies of make live and let die respond to the logic of global capital, “that makes the living body an instance of propertization and commodification in ways that have exponentially increased in the last decades.”

From the streets of Madrid, in the midst of the hottest summer in the last forty years, these pieces take us by surprise, inviting us to consider that we belong to a community of the living, to a life assaulted by global capital. These wheatpastes are one of the many responses to the suicidal logic of capital’s attack to life:  they open a space for reflection through a visual language produced by inhabiting the streets, with no desire to inscribe a name, using an epheremal medium, and with an economy of means.

redesycalles IMG_6129 copyredesycalles IMG_5515

 

 

Economías de vida y de muerte: wheatpastes en un verano de Madrid

Una serie de wheatpastes de buen tamaño con el perfil de animales sacrificados a las industrias cárnicas apareció por las calles de Madrid y circuló por Instragram y Twitter a mediados del verano:

redesycalles IMG_6130“La industria del huevo esconde sufrimiento, explotación y muerte”. Av. San Luis, 15 Agosto 2015.

Los wheatpastes llaman la atención por su extrema economía de medios–fondo blanco, línea negra, un lema claro–y por el potente efecto de su ubicación:  emergen como de la nada, y sin firma, en medio de paredes de calles bien transitadas en Madrid, desviando tu paseo. No es la reivindicación animalista la única reflexión que producen sus mensajes sobre los perfiles de diferentes animales:  además de los pollos, vacas: “El consumo de leche esconde explotación, sufrimiento y muerte”:

redesycalles IMG_5516“¡El consumo de leche esconde explotación, sufrimiento y muerte!” Calle Fuencarral, 6 Julio 2015.

ovejas (“asesinadas por no ser humanas”), peces (“comer animales es cruel e innecesario”) y cerdos (“la carne es el cuerpo muerto de alguien que quería vivir”). Mas bien, a partir de la cuestión animal, se asoman al abismo de la vulnerabilidad de la vida, de lo viviente, en las sociedades neoliberales y, desde allí, sobre las maneras en que estas sociedades administran las economías de la vida y de la muerte. En ese sentido, dialogan con las ideas de Cary Wolfe en Before the Law.  Humans and Other Animals in a Biopolitical Frame (2012).  Wolfe demuestra cómo la cuestión animal permite analizar las maneras en que las sociedades neoliberales “hacen vivir” y “dejan morir”.  Wolfe llama la atención sobre la ambivalencia fundamental en esa noción de biopoder de Foucault:  en el mismo momento histórico en el que la escala  de las industrias cárnicas, y la optimización de la muerte de ciertos animales en ella, adquiere proporciones de pesadilla, otros animales están recibiendo niveles de cuidado sin precedentes, por ejemplo, a través de la altamente especializada y costosa industria de cuidados y seguros de salud de mascotas en los EEUU:  “the pet care industry in the U.S. grew in total expenditures from $17 billion in 1994 […] to $45.5 billion in 2009” (53).   En su reseña del libro de Wolfe, Gabriel Giorgi ahonda sobre este punto:  algunas formas de vida que incluyen a animales no humanos reciben protección legal y económica (seguros de salud y cuidados para algunos animales domésticos), una protección de la cual vastos números de otros (humanos y no humanos) están excluidos, lo cual los/nos expone a diferentes formas de violencia y muerte.  No es un asunto meramente filosófico, teniendo en cuenta los brutales recortes en los servicios sociales, salud pública, ayudas al cuidado de niños y ancianos.  Como apuntan Wolfe y Giorgi, esas economías políticas de hacer vivir/dejar morir responden a la lógica de un capital global que hace de un cuerpo viviente un espacio de mercantilización y un espacio de propiedad.

Desde las calles de Madrid, en pleno verano,  estos wheatpastes nos interrumpen por sorpresa, invitándonos a considerar que somos parte de una comunidad de lo viviente, de una vida asaltada por el capital global.  Estos wheatpastes son una de tantas respuestas a la lógica suicida de esos asaltos: la apertura de un espacio de reflexión a través de un lenguaje visual producido desde una toma de calles, sin ánimo de nombre, sobre un soporte efímero, y con economía de medios.

redesycalles IMG_6129 copyredesycalles IMG_5515