Tags: territorios

Caminar por la ciudad: leer las firmas en las paredes: tags: escritura y quiebre de la identidad privada.  Volverte jauría, volverte manada. Tags: no nombres propios, sino seudónimos.  Presencias que disuelven los signos mediáticos de la ciudad segregacionista.  Tags de Smak47: si siguiéramos a Baudrillard, diríamos: avanzan por Madrid, pasan por paredes, habitan puertas, cajas de electricidad, ventanas: las desbordan, las cabalgan, transformándolas en cuerpos activados por la escritura (“Kool Killer o la insurrección del signo”: 1980: 96).  Vistos así, los tags no son del orden de la propiedad privada, sino del territorio:  territorializan el espacio urbano descifrado: calles y paredes que cobran vida y vuelven a ser territorios colectivos  (93).   Apropiaciones de la vía pública, resistencias a la representación: posibles respuestas, pues, a los cercamientos de las lógicas del capital.

redesycalles octubre  20 IMG_9151 copySmak47, calle Zurbano, 20 Oct. 2014.

redesycalles 9538 rt 3 novSmak 47, Farlopa y otros.  Madrid, 3 Nov. 2014.

redesycalles 8900 15 octSmak47 y otros.  Madrid, 15 Oct. 2014.

redesycalles 11 oct IMG_8814 copySmak47,Ring, Mufasa, Astronaut, Curruncho, Chico Iwana, TIL, y otros.  Madrid, 11 Oct. 2014.

Una breve entrevista con Smak47 en GoodFellasMagazine. También puedes ver fotos de varias autoras bajo #smak47 en Instagram. O esta página en tumblr.

En este video colgado por el Colectivo Rémora podrás ver a Smak47, el Chico Iwana y a otros ocho ilustradores produciendo sus piezas para la exposición en “Espacio Incendiado” (Valladolid, marzo de 2011).

Advertisements

Vacas esperando en los muros de Lavapiés: aperturas a lo viviente

Caminar por la calle, tomar un desvío para atrasar la llegada al metro. Caminar y encontrar en la columna de un muro una vaca descansando. Antes de llegar a la esquina, encontrar un becerro en la columna siguiente, y otra vaca al rodear esa misma esquina.  Volver sobre lo andado, acercarse a los muros, sacar la cámara. Contorno en negro, cuerpos recortados de papel periódico:  pequeños paste-ups anónimos sobre el gris de las columnas. Vacas en reposo.  Imaginar el olor del pasto, de una vaca, de la bosta.  Una cierta inocencia. La composición de las figuras interrumpe cualquier posibilidad de un idilio pastoral: en el lomo de una vaca se puede leer “Siemens” y un número de serie.  Cerca de la cola se ve el logo del Corte Inglés.  En la frente de la otra vaca se lee “internet o teléfono”.  Vacas descansando atravesadas por la publicidad:  vacas en una doble condición: vida y mercancía: caminante que se abisma: vida sujeta al cálculo económico.

redesycalles IMG_8716 copy

redesycalles IMG_8717 copy

Seguir caminando y recordar “El Matadero” (2009) del argentino Martín Kohan.  El cuento narra el encuentro entre un camionero “acostumbrado a llevar tan sólo amasijos de hierro y acero” con unos ganados de vacas a las que debe transportar al matadero, “a la trajinada rutina de muerte y conteo”.  Tras unas horas de viaje, cansado en la cabina, el camionero quiere dormir pero el sueño no llega.  Un rumor lo perturba: la presencia de los animales en el acopladero.  Se baja de la cabina y se va para atrás:  “Desde allí pudo ver muy bien a los animales reunidos. Los vio de cerca, los vio en detalle. Vio el temblor ocasional de una oreja suelta, vio las esferas excesivas de los ojos bien abiertos, vio la espuma de las bocas, vio los lomos.  Vio cueros lisos y manchados, vio la espera absoluta.  No vio lo que imaginaba: un montón de animales con vida, sino otra cosa que en parte se parecía y en parte no: vio un puñado de animales a los que iban a matar muy pronto.  Esa inminencia es lo que  vio […] Estiró una mano y palpó una parte de un cuerpo fornido, como si con eso pudiese certificar la ignorancia y la inocencia de todo su cargamento.  Ahí el futuro no existía” (21).  En “La vida impropia.  Historias de mataderos” (2011) Gabriel Giorgi propone que Kohan narra un encuentro entre cuerpos–un cuerpo “humano” y unos cuerpos “animales”–y que a partir de ahí pone de relieve no tanto una retórica de la compasión sino más bien una proximidad nueva: “una condición común que pasa entre las especies, y que apunta al lugar de lo viviente en general” atrapado en los diversos modos de la extracción de plusvalía (13).  Se refiere a la vida en general capturada por el cálculo del capital (11). Además de esa precariedad de la vida ante las políticas y economías de la muerte, Giorgi sugiere que el cuento subraya simultáneamente “la extraña potencia de los cuerpos”:  “en lugar de la especie humana como diferencia y fundamento, aparece lo viviente como […] una contigüidad entre cuerpos que no responde a ninguna naturaleza previa” sino a un “reordenamiento de cuerpos que remite a otra política de lo viviente, una política que disloca lo propio (la propia vida, el cuerpo propio, la vida como instancia de apropiación), sin necesariamente eliminarlo, pero que lo mantiene irrevocablemente abierto y desfondado, atravesado por el ‘rumor’ de los otros cuerpos: un lazo o un enlace que apunta a otra imaginación de lo común”  (20).

Vacas esperando en los muros de Lavapiés: potenciar encuentros que produzcan rumores. Recordar unas reflexiones de Amaia Pérez Orozco: “deberíamos plantearnos qué idea de vida merece ser vivida de manera  colectiva y democrática” (2013).  Junto a esa pregunta, plantearse otras políticas de lo viviente atravesadas por sensibilidades otras.

redesycalles 8722 rt

redesycalles 8719 rt

redesycalles IMG_8721 copy

redesycalles IMG_8720 copyColumnas de los muros exteriores del CSA La Tabacalera: Miguel Servet y Embajadores, 9 Octubre 2014.

Para visitar la página web del Centro Social Autogestionado La Tabacalera en la antigua fábrica de tabacos de Lavapiés, entra aquí.

Actualización al 22 de mayo, 2016:  los paste-ups son obra de la artista visual Dorle Schimmer.

Going For Everything / A Por Todas: Visibilizing Patriarchal Violences on the Streets of Madrid

This past March, walking down Fuencarral and Gran Vía, I stumbled across a number of feminist and transfeminist slogans written on the walls of fashion stores and fashion ads. The slogans made visible in eloquent ways several patriarchal violences against women bodies:

Redesycalles7

IMG_4272 copy

“My body is mine” and “Complexes sold here ,% sales,” written on the walls of Spanish clothing store Desigual (“Unequal”, “Uneven”) in Fuencarral, called attention to the material and symbolic violence that informs beauty standards.

Other slogans like “Unequal(ity),” “size 38 squeezes my pussy,” and particularly the concept “gender is violence,” and the question “what is your gender?” written on the walls of the store and on an ad of the same brand interpellated people passing by, called attention to the systemic violence that underlies the (hetero)normativity of gender and its limited identities.  The clash produced by the slogans and the fashion ads worked toward the denaturalization of these assumptions interpellating the passersby :

IMG_4274

IMG_4289

IMG_4288    

redesycalles5

redesycalles6

IMG_4294

This collective action on one of Madrid’s main commercial avenues was organized by A Por Todas, (loosely, “Going for Everything”): “We’re dykes, trans, migrants, precarious … Different faces and corporalities who meet this year to fight capitalist heteropatriarchy, the church hierarchy and the budget cuts that threaten our bodies, our lives, our rights and our freedoms.”  To read their own narrative and see their own visual documentation of  this necessary and urgent action against sexist violences in the streets of Madrid, visit their photogallery:  you will find the album “Recorrido y denuncia ..” down below (the direct link won’t work).

You can also find A Por Todas on Twitter.

Fuencarral and Gran Vía, Madrid, 20 March 2014.

A Por Todas: Visibilizando violencias patriarcales en las calles de Madrid

Este marzo pasado, caminando por Fuencarral y Gran Vía, me encontré con diferentes lemas feministas y transfeministas escritos sobre los muros de  tiendas y anuncios de moda:

Redesycalles7

IMG_4272 copy

Los lemas visibilizaban elocuentemente varias violencias patriarcales ejercidas contra los cuerpos mujeres.  “Mi cuerpo es mío” y “Se venden complejos, % sales”, escritos en las paredes de Desigual en Fuencarral, llamaban la atención sobre la violencia física y simbólica que informa los cánones de belleza.

Otros lemas como “Desigual(dad)”, “la talla 38 me aprieta el chocho”, y sobre todo el concepto “el género es violencia”  y la pregunta “¿cuál es tu género?” escritos sobre el muro de la tienda y sobre un anuncio de la misma compañía, llamaban la atención sobre la violencia sistémica que subyace la (hetero)normatividad del género y sus identidades limitantes.  El choque producido por los lemas y la publicidad desnaturalizaban esos presupuestos e interpelaban a lxs paseantes:

IMG_4274

IMG_4289

redesycalles5

redesycalles6

IMG_4294

Esta acción colectiva en una de las arterias comerciales de Madrid  fue organizada por A Por Todas, quienes se auto-representan así: “somos bolleras, trans, migrantxs, precarias… Distintos rostros y distintas corporalidades que este año convergen para luchar contra el heteropatriarcado capitalista, la jerarquía eclesiástica y los recortes que atentan contra nuestros cuerpos, nuestras vidas, nuestros derechos y nuestras libertades”. Para leer su propia narrativa y documentación visual sobre esta necesaria y urgente acción contra las violencias machistas en las calles del centro de Madrid,  entra a su fotogalería (o al enlace de arriba) y busca, abajo, el album “Recorrido y denuncia …” (el enlace directo no funciona).  También tienen presencia en Twitter.

Fuencarral y Gran Vía, Madrid, 20 de marzo de 2014.