Economías de vida y de muerte: wheatpastes en un verano de Madrid

Una serie de wheatpastes de buen tamaño con el perfil de animales sacrificados a las industrias cárnicas apareció por las calles de Madrid y circuló por Instragram y Twitter a mediados del verano:

redesycalles IMG_6130“La industria del huevo esconde sufrimiento, explotación y muerte”. Av. San Luis, 15 Agosto 2015.

Los wheatpastes llaman la atención por su extrema economía de medios–fondo blanco, línea negra, un lema claro–y por el potente efecto de su ubicación:  emergen como de la nada, y sin firma, en medio de paredes de calles bien transitadas en Madrid, desviando tu paseo. No es la reivindicación animalista la única reflexión que producen sus mensajes sobre los perfiles de diferentes animales:  además de los pollos, vacas: “El consumo de leche esconde explotación, sufrimiento y muerte”:

redesycalles IMG_5516“¡El consumo de leche esconde explotación, sufrimiento y muerte!” Calle Fuencarral, 6 Julio 2015.

ovejas (“asesinadas por no ser humanas”), peces (“comer animales es cruel e innecesario”) y cerdos (“la carne es el cuerpo muerto de alguien que quería vivir”). Mas bien, a partir de la cuestión animal, se asoman al abismo de la vulnerabilidad de la vida, de lo viviente, en las sociedades neoliberales y, desde allí, sobre las maneras en que estas sociedades administran las economías de la vida y de la muerte. En ese sentido, dialogan con las ideas de Cary Wolfe en Before the Law.  Humans and Other Animals in a Biopolitical Frame (2012).  Wolfe demuestra cómo la cuestión animal permite analizar las maneras en que las sociedades neoliberales “hacen vivir” y “dejan morir”.  Wolfe llama la atención sobre la ambivalencia fundamental en esa noción de biopoder de Foucault:  en el mismo momento histórico en el que la escala  de las industrias cárnicas, y la optimización de la muerte de ciertos animales en ella, adquiere proporciones de pesadilla, otros animales están recibiendo niveles de cuidado sin precedentes, por ejemplo, a través de la altamente especializada y costosa industria de cuidados y seguros de salud de mascotas en los EEUU:  “the pet care industry in the U.S. grew in total expenditures from $17 billion in 1994 […] to $45.5 billion in 2009” (53).   En su reseña del libro de Wolfe, Gabriel Giorgi ahonda sobre este punto:  algunas formas de vida que incluyen a animales no humanos reciben protección legal y económica (seguros de salud y cuidados para algunos animales domésticos), una protección de la cual vastos números de otros (humanos y no humanos) están excluidos, lo cual los/nos expone a diferentes formas de violencia y muerte.  No es un asunto meramente filosófico, teniendo en cuenta los brutales recortes en los servicios sociales, salud pública, ayudas al cuidado de niños y ancianos.  Como apuntan Wolfe y Giorgi, esas economías políticas de hacer vivir/dejar morir responden a la lógica de un capital global que hace de un cuerpo viviente un espacio de mercantilización y un espacio de propiedad.

Desde las calles de Madrid, en pleno verano,  estos wheatpastes nos interrumpen por sorpresa, invitándonos a considerar que somos parte de una comunidad de lo viviente, de una vida asaltada por el capital global.  Estos wheatpastes son una de tantas respuestas a la lógica suicida de esos asaltos: la apertura de un espacio de reflexión a través de un lenguaje visual producido desde una toma de calles, sin ánimo de nombre, sobre un soporte efímero, y con economía de medios.

redesycalles IMG_6129 copyredesycalles IMG_5515

 

 

Advertisements